Empresas en armonía

Empresas en armonía

El emprendedor debe ser un experto en coordinación de personas. Si bien es posible trabajar completamente solo, en la mayoría de las ocasiones se trabaja con un equipo de trabajo integrado por diferentes habilidades y talentos enfocados a un mismo objetivo.

El emprendedor o el empresario deben tener la capacidad de negociación, de cerrar acuerdos, delegar responsabilidades, coordinar equipos de trabajo, entre otros. La sinergia es lo que nos permite mantenernos con independencia personal y profesional y, a la vez, potenciar los resultados de tu empresa.

La sinergia es la “acción de coordinación de dos o más causas o partes, cuyo efecto es superior a la suma de los efectos individuales”. Entonces, la sinergia empresarial es la coordinación y armonía del personal con las acciones empresariales para su funcionamiento.

Marion Kauffman menciona varias tácticas que toda empresa debería poner en práctica para crear varias redes de trabajo y aprender a coordinarse con todos sus componentes. Entre ellas están:

1.Ampliar la base de clientes: a toda empresa le conviene una amplia cantidad de compradores. Para poder generar clientela no es suficiente con la implementación de publicidad por todas partes, sino que también se necesita generar empatía y gusto por la empresa en el cliente mismo.

De esa forma, surge una de las formas más efectivas de promoción: la publicidad de boca en boca, que en        términos prácticos, es la que más rápido se expande y la que mejores resultados consigue.

2. Desarrollar nuevos productos, servicios o mercados: Aunque en el siglo XXI se considera una tarea exhaustiva y complicada el innovar, el hecho de crear nuevos productos o renovarlos a partir de prototipos ya existentes, cobra mayor relevancia y mérito hoy en día.

Nuevamente, para poder llevar a cabo esta tarea es necesaria la alianza entre varios talentos. Tres, cuatro o cinco cabezas piensan mejor que una.

3. Adquirir negocios o activos estratégicos: Cuando se gesta una asociación, los esfuerzos por hacer de una empresa un mejor centro de productividad no se suman, se multiplican.

Las asociaciones son la base del éxito porque permiten ampliar el panorama, la cantidad de estrategias disponibles, la capacidad de maniobra y supervivencia económica, entre otros. En cierta forma, cuando nos aliamos de manera astuta, con individuos que congreguen con nuestra ideología y visión de empresa, estamos dando un paso hacia adelante en la senda del éxito empresarial.

4. Atraer y retener personas clave: En realidad, lo complicado en este punto se encuentra en la identificación de las personas clave. Muchas veces pensaríamos que los más cercanos a nosotros ocupan el puesto de factor fundamental. Sin embargo, estos individuos clave muchas veces son los que se encuentran en un plano secundario, en una parte aislada del proceso.

El CEO debe conocer y valorar el trabajo de su equipo de trabajo.

5. Mejorar la eficiencia operativa: Para poder solventar problemas o posibles conflictos de inoperatividad en la empresa es necesario tener habilidades de comunicación y organización impecables.

Muchas veces, la sinergia al interior de un equipo de trabajo es entorpecida por algún factor interno y externo que debe ser modificado con urgencia. Para poder encontrarlo es importante saber escuchar, analizar y observar la situación con detenimiento. Un conflicto se resuelve con una charla, una discusión tranquila alrededor de un café o mediante la toma de una decisión clave.

De todos los puntos anteriores, es en este que se pone a prueba la verdadera capacidad de conciliación del empresario. Entender las necesidades de uno, sin dejar de lado las necesidades de los otros, es una tarea complicada más no imposible. Y para una empresa actual, esta habilidad resulta prácticamente indispensable.

Hasta ahora hemos hablado de un trabajo en conjunto que depende de la coordinación de la persona que va al frente, junto con todos aquellos que le siguen la marcha. Esta comunión es la sinergia.

Los emprendedores tienen la convicción de que un modelo operativo pequeño maximiza las ventajas estratégicas del proceso, los sistemas y el capital humano. Ya los decía un emprendedor de Ernst&Young: “hay que limpiar el desorden operativo. Perder grasa. Desarrollar músculo.”

Para hacer esta limpieza operativa pertinente hace falta identificar elementos discordantes. No siempre es fácil apartar a un elemento del proceso empresarial; sin embargo, en ciertas ocasiones se vuelve crucial para conservar y retener el trabajo armónico en el seno de un grupo que quiere consolidar su sinergia.

Por: J.R.M.F.

No Comments

Post A Comment